Categories
Cine Óptica Reportajes

El baile de los 41 maricones y la homofobia que sigue estando ahí…

La película “El Baile de los 41” retrata un escándalo social en México que puso en el ojo público la homosexualidad. 119 años después, los retos para las personas diversas siguen ahí.

Hoy se celebra el  Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, se conmemora porque el 17 de mayo de 1990 la homosexualidad fue eliminada de la clasificación internacional de enfermedades mentales.

Antes de esa fecha la homosexualidad era considerada como una enfermedad mental. En la actualidad, la sociedad sigue teniendo prejuicios hacia las personas que no se consideran dentro de la normativa binaria que atañe al género y la sexualidad, es decir que las personas que deciden expresar su sexualidad de manera diferente a la que la sociedad está acostumbrada se enfrentan a múltiples situaciones de violencia.

A proposito de esto, este mes se estrenó en Netflix el Baile de los 41, una película dirigida por David Pablos. Retrata de manera singular uno de los acontecimientos más significativos en la historia de la comunidad LGBTTIQ+ en México. La película reconstruye un escándalo social en la sociedad aristócrata mexicana acontecido a principios del siglo XX.

Se trató de la primera vez que los medios de comunicación hablaron abiertamente de la homosexualidad, desde la ignorancia, el prejuicio y la censura; situación que sigue pasando en la actualidad, algunos medios de comunicación de corte tradicional retoman temas que ya no deberían de ser nota.

La historia oficial documenta que corría el año de 1901, los rurales como era llamada la policía federal del presidente Porfirio Díaz realizaban una ronda por la calle de la Paz, cuando el ruido generado por una fiesta y los elegantes carruajes que que aguardaban en los alrededores de una casa particular llamaron su atención. Se adentraron al recinto para saber qué era lo que estaba pasando y les resultó inverosímil encontrar a un grupo de hombres que danzaban con libertad, la mitad de ellos con un frac elegante, moños y sombreros de copa, la otra mitad con vestidos de mujer, aretes y pelucas.

Fundamentados en que lo observado era una falta a la buenas costumbres, se realizó una redada en el local. Fueron detenidas un total de 42 personas, sin embargo el número que aparecería en los diarios nacionales contabilizaba uno menos, los rumores indican a Ignacio de la Torre quien fuera yerno del presidente Porfirio Díaz como el sustraído de la lista. 

Aunque la mayoría de los asistentes formaban parte de la aristocracia y compraron el silencio de las autoridades, 12 de los involucrados no tuvieron la misma suerte, fueron señalados ante el ojo público y posteriormente condenados a realizar trabajos forzados.

Dicho suceso representa para la comunidad  el inicio de una larga lucha por la visibilidad, el respeto y la obtención de derechos.

“Dios lo ve todo”

Fueron las palabras que Amada, la hija bastarda del presidente Porfirio Díaz y la engañada esposa de Ignacio le dijo cuando este le recriminó por ser la responsable de la redada de aquella noche del baile.

La frase funge en dos sentidos, primeramente se trata de una metáfora a la figura de Porfirio Díaz, al poder concentrado en su persona quien gobernó México por más de treinta años

El segundo sentido, la religión católica: las culpas y prejuicios que se han sedimentado en la población, que junto al poder político tradujeron dichas características en penitencia y humillación para las personas involucradas en el baile.  Situación que sigue pasando en la actualidad, vivir el rechazo de la institución católica y de los gobiernos que insisten en aprobar leyes antiderechos o promover su agenda represiva.

Mucho se puede hablar de la cinta, puede gusta o no gustar. Lo cierto es que el baile de los 41 fue el primer evento que puso en el ojo público la discusión en torno a la homosexualidad, y evidenció la homofobia institucionalizada. La cinta busca reanimar el debate, mostrar cómo tras a 119 años de tal evento, la comunidad LGBTTIQ+ continúa enfrentándose a problemáticas de índole similar, donde la libertad y su experiencia sigue cohibida, rechazada o castigada en muchos espacios dentro de la sociedad.

By Byron Ramos

Abogado y notario, poco convencional. Contumaz. Buscando un poco de certeza en un mundo incierto. Por las noches escritor de palabras sin dueño.